Dar el biberón

¿Cómo preparar un biberón?

Ya hemos comentado, en varias ocasiones, que lo mejor para un bebé es la lactancia materna de forma exclusiva durante los primeros seis meses. Pero hay bebés que por el motivo que sea, muy respetables todos, son alimentaros con un sucedáneo de la leche materna, es decir un preparado en polvo para lactantes.

Hoy vamos a dar pautas y consejos básicos a la hora de preparar un biberón.

Es fundamental que seamos cautos en la esterilización y el almacenamiento. Siempre, antes de manipular o limpiar cualquier utensilio, debemos lavarnos las manos con agua caliente y jabón.

Para limpiar los biberones y tetinas:

Lavar muy bien en agua jabonosa caliente todos los utensilios que vamos a utilizar para la preparación y la posterior toma.

Utilizar cepillo limpio especial para biberones y tetinas para frotar el interior y el exterior, asegurándonos de eliminar todos los restos de los lugares de difícil acceso.

Aclarar muy bien con agua potable.

Para esterilizar biberones y tetinas:

Esterilizar con esterilizador en frío o de microondas -de venta en farmacias y algunas tiendas de puericultura- o dentro de una olla con agua, hirviéndola y con la tapadera puesta.

Se deben utilizar pinzas esterilizadas para manipular los utensilios esterilizados.

Mejor no sacar los utensilios del esterilizador o la olla hasta su uso pero si hay que hacerlo, debemos mantenerlos en un lugar limpio y debemos cubrirlos. En este caso, además, es recomendable que los biberones estén completamente cerrados.

Preparación de la toma:

Hervir agua potable limpia. Se puede utilizar agua mineral; procurar que sea de mineralización débil. El agua mineral no hay que hervirla.

No utilizar el microondas para calentar el agua que suele calentar de forma desigual y puede provocar quemaduras.

Si hemos hervido el agua, debemos esperar una media hora más o menos para que se enfríe.

A continuación vertimos el agua en un biberón limpio y esterilizado. Y después, agregamos la cantidad adecuada de leche en polvo. Hay que leer muy bien las indicaciones del envase y utilizar siempre le cacito que trae en su interior. Lo normal es que por cada 30ml de agua se ponga un cacito. Por ejemplo: 90ml serían 3 cacitos. Los cacitos deben ser rasos, la leche no se debe apelmazar con la cuchara…Es muy importante poner la cantidad correcta tanto de agua como de leche en polvo.

Cerrar el biberón y mezclar bien, agitándolo suavemente.

Antes de darselo al bebé, probar la temperatura dejando caer unas gotas en la parte interior de nuestra muñeca. Podemos enfriarlo colocando el biberón bajo el grifo o en un recipiente con agua fría que cubra unicamente la parte del biberón dónde esté la leche. Volver a probar y repetir la operación hasta que la mezcla este tibia, no caliente…

Después de alimentar al bebé debemos desechar los restos de la toma.

Almacenamiento de la leche de fórmula:

Lo más higiénico es preparar el alimento de nuevo para cada toma y administrárselo al bebé de inmediato, ya que el alimento preparado ofrece condiciones idóneas para la proliferación de bacterias, especialmente si se mantiene a temperatura ambiente. Si necesitasemos preparar tomas por adelantado, debemos enfriar los biberones rápidamente y meterlos en el frigorífico (a menos de 5ºC). No guardarlo más de 24 horas.

No obstante, debemos evitar está opción. Pero si no tenemos más remedio cuando vayamos a usarlo debemos calentarlo  sumergiéndo el biberón en un recipiente con agua caliente, y agitando de vez en cuando el contenido para asegurarnos de que se caliente uniformemente.

Igual que en el caso anterior, debemos comprobar la temperatura de la leche antes de dársela al bebé y desechar lo que sobre.

Si tenemos que salir, lo mejor es llevar suficientes biberones limpios y esterelizados para las tomas que vamos a administrar al bebé mientras estemos fuera, y recipientes individuales con la cantidad necesaria de leche en polvo para cada una de las tomas. Y así, realizar la mezcla justo antes de cada toma.

Otros consejos:

  • Siempre debemos consultar con el pediatra la cantidad de leche que debemos dar el bebé en cada toma
  • Una vez que preparemos el biberón, no debemos conservarlo más de dos horas a temperatura ambiente
  • Los botes de leche en polvo no deben de usarse más de un mes desde que fueron abiertos
  • La leche ha de darse a temperatura ambiente o templada. Podemos usar un calienta biberones o un recipiente con agua caliente para templarlo
  • Ante cualquier duda o problema, los profesionales sanitarios más cercanos y accesibles al ciudadano son los farmacéuticos que en caso de no tener la respuesta o no poder ayudarnos nos derivaran rápidamente al pediatra

Maria Lucas Tomás

Anuncios

Gracias por contarnos que se te pasa por la cabeza. Y si te ha gustado dale al +1

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s