Hoy nos visitan… Salvador Torres y Patricia Zamora y nos hablan de rabietas

Hoy nos visitan Salvador Torres Matencio y Patricia Zamora Portero, psicólogos de la Escuela de Padres y nos hablan sobre las rabietas en la edad infantil. 

Cualquier edad es problemática si un niño coge una rabieta, no sabe encajar un no, estropea sus juguetes o los muebles, contiene la respiración hasta ponerse azulado, le encantan las amenazas o ha desarrollado hábitos desagradables.

La mayoría de las pataletas o rabietas, suceden entre los dos y tres años, ya que están estableciendo su individualidad y quieren establecerlo todo a su manera y no como se les pide. No obstante, hay niños que persisten en su actitud en la edad escolar.

Foto extraida del Edukame.com

Foto extraída del Edukame.com

Se pueden estructurar las respuestas para ayudarles y enseñarle formas aceptables de expresar sus opiniones. Las pataletas tiene siempre un motivo:

  • porque están cansados
  • porque no pueden controlar sus emociones
  • porque está frustrado y enfadado por no poder hacer algo que quería
  • porque sabe que consigue la atención de los demás con esta actitud…

Sea cualquiera de las anteriores u otra la razón que desencadena la pataleta, el niño debe aprender que es una conducta inapropiada, que no consigue nada positivo, no le ayuda a aliviar su frustración, y no elude sus obligaciones.

¿Qué podemos hacer?

Ignorar las rabietas: ya que su objetivo principal es llamar la atención, el mejor modo de eliminarlas es ignorando esta conducta, ya que en ese momento no se puede razonar con el niño. Cómo:

  • sistemáticamente, no cediendo en la atención en ningún episodio
  • haga otras cosas, siga hablando, escriba…, pero sin mirar al niño, porque eso reforzaría su actitud
  • contabilice la duración, la frecuencia de las pataletas
  • cuando el niño termina con el episodio, no hay que hacer hincapié en lo sucedido
Foto extraída de limonada.cl

Foto extraída de limonada.cl

Poner al niño en un rincón si la pataleta persiste: siempre en un lugar que pueda controlar y durante un tiempo no superior a su edad, si se le aparta durante mucho tiempo, pierde eficacia esta estrategia

Usar elogios y recompensas para reforzar la cooperación: 

  • hay que elogiar y enseñar estrategias alternativas
  • preste atención especial cuando se porta adecuadamente
  • recompense el buen comportamiento y la cooperación

No deje que el niño utilice la pataleta para eludir responsabilidades

No deje que su actitud cambie el no en si

Actuar contra las pataletas, ocurran donde ocurran

Tratar de eliminar las situaciones que provocan las pataletas

Salvador Torres Matencio
Patricia Zamora Portero
Psicólogos

Y para muestra, un botón



ACTUALIZACIÓN: Dada la polémica generada por este artículo, la psicóloga que lo firma nos intenta aclarar a continuación algo más sobre este post. Queremos dejar claro que el video lo subimos nosotras como ejemplo de rabieta, no es una aportación de los psicólogos. Un saludo y gracias a todos por vuestros comentarios y opiniones.

“A los lectores del artículo sobre las rabietas en edad infantil, queridos lectores, agradezco mucho el tiempo empleado en la lectura del artículo y en los comentarios sobre el mismo. Siento muchísimo la interpretación que se ha hecho del mismo, porque para nada era nuestra intención que se entendiera con esas connotaciones tan negativas, quizás por lo esquemático del mismo, faltaba información que quizás os aclare esas dudas. Pretendía ser una herramienta útil para “casos desesperados” en los que no funcionan otras cosas, que es cuando recurren los padres a los profesionales.

Lo que intentábamos exponer, es precisamente aquellos casos en los que las rabietas son realmente un problema por la recurrencia de las mismas, y sin ninguna causa razonable, además de que no le ayudan a canalizar su frustración y se siente peor que al principio de la misma.

No hablamos de niños que lloran porque tienen miedo, están asustados, o les pasa algo…en esos casos no hablamos de rabietas, ya que tienen una causa y nos necesitan, hay niños que se ponen a llorar y se niegan a entrar cuando van al médico, por ejemplo, tienen miedo, están asustados y recurren a nosotros para que les salvemos, en estas situaciones no hablamos de rabietas, simplemente acudimos a su llamada, somos su figura de apoyo y cariño, les trasmitimos seguridad y les ayudamos a solucionar el problema, nos ponemos a su altura, les miramos y hacemos lo que mejor se nos da, ayudarles a superar sus problemas, desde el cariño y haciéndoles saber que no les dejaremos solos y que no va a pasarles nada.

Pero no hablamos de estos casos, hablamos de situaciones en las que el niño aumenta la intensidad del llanto, pataleta,…y añade patadas, golpes, acciones peligrosas e incluso autolesivas.

En estos casos, y después de habernos acercado e intentado calmarles, si no remite su rabieta, es cuando podemos aplicar las estrategias que os exponíamos en el artículo para ayudarles a los niños a no usar las rabietas como herramienta recurrente ante todo lo que les pasa.

Cuando nos piden nuestra opinión como profesionales, los padres necesitan herramientas para solucionar un problema que ya han intentado solucionar y no lo han conseguido, y nosotros orientamos con estrategias que pueden ayudar a los niños a sentirse mejor y canalizar esa frustración.

Por ejemplo, si un niño cada vez que va al supermercado con sus padres, coge una rabieta porque quiere “chuches”, los padres le explican muy tranquilos que no puede comer “chuches” ahora porque hay que cenar primero y después se las tomará; el niño sigue enfadado y empieza con su expresión de su desacuerdo, de una forma enérgica, tirándose al suelo, dando patadas y gritando, porque quiere las “chuches” ahora y no entiende que primero se cena y luego se toman….y esta historia se repite siempre que se va al supermercado…a estas situaciones se refería el artículo, a rabietas reales, y por supuesto, una vez que se han descartado el capricho ocasional, el cansancio del niño…,es la forma del niño de expresar lo que quiere, pero aún siendo verdad, no lo beneficia, porque se frustra al no conseguir las “chuches” y todos salen del supermercado tristes y derrotados. Por eso hay que enseñarles otras formas de expresar su enfado y canalizar su frustración, y es nuestra función enseñársela ya que por algo somos los adultos.

Como ya le he explicado, con calma,, mirándole a los ojos y a su altura, que no puede ser ahora cuando se coma las “chuches”, sino que será después de cenar, si el niño ante nuestra  negativa, aumenta su enfado y comienza con una rabieta,…,pues es cuando ignoro su pataleta, porque si la refuerzo la volverá a utilizar en otras situaciones, ya que ve reforzado su enfado con mi atención, y más si consigue las “chuches” para no pasar la vergüenza del espectáculo que está montando. La ignoro no mirándole y no hablándole de lo mismo, sigo mirando la lista de la compra o poniendo las cosas en el carrito de la compra, (pero no me voy y lo dejo solo), y cuando el niño se calma un poco, le tomo la mano y lo llevo conmigo a seguir comprando, como si no ha pasado nada, él aprende que si se tira al suelo, no le hago caso, pero que si se calma y habla, mamá le atiende y le da la mano,…

Siempre hay que trasmitirle al niño que estamos ahí, a su lado, dándoles la seguridad que necesitan y el cariño que necesitan. La motivación y los elogios son la mejor herramienta que podemos utilizar en la educación, pero a lo largo de la crianza, se nos pueden presentar situaciones que nos desconcierten y que requieran otro tipo de estrategias, y cuando las necesitéis, aquí estaremos para ofreceros las que necesitéis.

Atentamente, os enviamos un cordial saludo.”

Anuncios

68 pensamientos en “Hoy nos visitan… Salvador Torres y Patricia Zamora y nos hablan de rabietas

  1. Olga

    Que disparate tan grande, eso mismo le voy hacer a mi marido, cuando este reclamando mi atención le voy a ignorar, no le voy a mirar a los ojos, y si puedo le pongo mirando cara a la pared. Estamos criando a personas humanas con sentimientos y no somos nacis. Lo q más calma a un niño en plena rabieta es precisamente q trates de calmarlo, q sepa q estas ahí, respetando su espacio y haciéndole saber q entiendes lo q le pasa.

    Responder
  2. Juani Perez

    Siento una profunda tristeza al leer este artículo. Si criamos hijos a los que no les ayudamos a gestionar sus emociones y que en el momento en que más nos necesitan optamos por ignorar. Que clase de sociedad generamos. El lenguaje de los niños es muy limitado, su capacidad para comunicar sus frustraciones es muy reducido. Cuando mi hija tiene una rabieta, me calmo y tomo aire, me agacho a la altura de ojos sus ojos y siempre con sus palabras me cuenta que siente en ese momento. Muchas veces es fruto de cansancio, de algo que le ha pasado en el colegio, algo que le preocupa, o simplemente del ritmo de vida que llevamos y les hacemos llevar. Ella ha aprendido que mama esta ahí cuando hay un problema y el amor no es una recompensa. Perdonenme que discrepe pero una sociedad empática no se genera con la ignorancia y menos en la infancia que es la base para el resto de nuestras vidas.

    Responder
    1. Marga Plaza

      Hola Juani, tienes mucha razón en tus palabras. No olvidemos que este articulo está escrito por psicologos y no por la propia guía, intentamos acudir a gente experta para resolver cuestiones que otros padres nos hacen. NO siempre estaremos de acuerdo con lo que nos dicen pero tenemos que mostrar las opciones, a veces comulgaremos con lo que se dice y otras veces no, Quizás lo correcto sería buscar otro punto de vista más y no te quepa duda que así lo haremos. Muchisimas gracias por opinar y hacernos crecer. Un saludo. Marga

      Responder
  3. veronica rodriguez

    hola soy Veronica mama de un niño de tres años y medio, al ver vuestro articulo me ha dado pena, mi niño como.todos ha tenido.sus rabietas y nunca lo ignorado o ridiculizado por tenerlas, es algo muy natural y solo con cariño y paciencia se pasan, no quiero enrollarme mucho os pido a esos padres primerizos que leais un libro que a mi me ayudó mucho de Rosa Jové “Rabietas y Conflictos” o el de Naomi Aldort “Educar sin amenazas ni castigos”, os aseguro que me ha funcionado, mi.niño es totalmente feliz y rara vez me monta rabietas, os dejo un articulo para que podais leerlo que me ha parecido bueno, https://www.crianzanatural.com/art/art82.html, espero que os.guste, y paciencia, nuestros niños son inocentes y maravillosos, no son tan malos. Espero ayudaros.

    Responder
    1. Marga Plaza

      Veronica millones de gracias por tu comentario, se nota el cariño con el que lo escribes. Te comento lo mismo que a las demás, este articulo está escrito por psicologos y nosotras intentamos mostras las opciones que hay sin limitar las opiniones de nadie. Muchisimas gracias por recomendar lecturas alternativas… y ayudar a estos padres primerizos que no sabemos (me incluyo) como actuar en muchas ocasiones. Además te comentaré que he tomado buena nota de los libros que recomiendas.Un saludo, Marga

      Responder
      1. veronica rodriguez

        Marga perdona el.libro de Naomi Aldort se titula exactamente “Aprender a Educar sin gritos, amenazas y castigos”, al escribirlo tan rapido me he comido la mitad del ritulo, espero que te guste, a nosotros nos ha gustado mucho y nos ha funcionado ver otro tipo de crianza, la educacion de nuestro hijo es lo mas importante en nuestra vida y para ello leemos y buscamos las mejores opciones para él y para nosotros, seria facil educar desde el corazon y desde nuestro instinto como padres, pero esta sociedad hace que vayas a una velocidad de escandalo en.la crianza y nos perdemos los mejores años de nuestros niños luchando contra nuestros propios miedos. Un abrazo

        Responder
  4. Maria Rendo Lopez

    Lo que más me llama la atención es que sean psicólogos y tengan una escuela de padres.. Es triste… Pero proviene de una forma de entender la vida desde el adulto… Por supuesto los consejos son para que los padres lo gestionen… El niño es lo de menos.

    Penoso.

    Responder
    1. Guia papás novatos

      Muchas gracias por tu comentario…Son psicólogos y está claro que “cada maestrillo tiene su librillo” y si, el artículo está escrito desde el punto de vista de los padres…Nos apuntamos una colaboración desde el punto de vista del niño. Nos gusta que déis vuestras opiniones y alternativas al respecto. Gracias.

      Responder
  5. veronica

    Hola, soy Veronica, madre de 3 niños. Me cuesta encontrar las palabras para definir este articulo, ignorarlos? Ignorariamos a nuestra madre, a nuestro padre si lo vemos llorar desconsoladamente? No, le damos un abrazo, lo consolamos… Y porque si a nuestros hijos? Peques que aun no han aprendido a gestionar sus emociones, encontrar palabras a lo que sienten, eso es lo que queremos que nuestros hijos hagan de mayores? Ignorarnos? En fin…

    Responder
    1. Guia papás novatos

      Por supuesto que hay que consolar a los peques…Gracias por dar tu opinión..Es un tema complicado, aunque lo me da la impresión de que en el artículo cuando habla de ignorar se refiere a aquellas rabietas en las que no conseguimos hacer entrar en razón..Pero bueno, esperemos la opinión de los autores. Un saludo y gracias!!

      Responder
  6. María José

    Hola. Soy psicóloga perinatal experta en crianza. No estoy de acuerdo con las pautas q estableceis xa las rabietas. El niño con rabietas está experimentando un malestar q no puede contener y q necesita aprender a contener. La mejor forma no es dejando q atraviesen la rabieta solos ya q asi no encontraran lo q necesitan y se sentiran desbordados y asustados. Necesitan adultos tranquilos q les acompañen en su malestar. El niño no manipula a os demás pq no tiene capacidad xa ello. No ha desarrollado las estructuras cerebrales xa hacerlo. Tenemos q plantearnos si podemos ecitar las rabietas, si los limites obedecen a algo q el niño necesita o a nuestros deseos y tener presente q elniño esta desarrollando su individualidad y permitirle q lo haga eligiendo y tomando sus propias decisiones siempre q no conlleve peligro

    Responder
    1. Guia papás novatos

      Muchas gracias por tu experimentada opinión…En el artículo también se habla de evitar estas rabietas y de recompensar los buenos comportamientos…No obstante, estamos en breve tendremos la opinión de los autores. Gracias por comentar.

      Responder
      1. María José

        Gracias x la respuesta tan rápida. Disculpa q insista xo m parece muy importante insistir en esto porq no hay conciencia del daño q se hace a los niños con estas cosas. Quería aportar tb información sb unos estudios recientes sb este tema. En ellos se comprueba q cdo se aplican estos métodos de i qgnorar el llanto, el llanto acabanextinguiendose y las rabietas desaparecen xo el nivel de estrés se manumenta. Además añadimos q estos niños tras ser expuestos métodos desarrollan conductas desadaptativas frente al estrés. Esto se traduce en q no reaccionan ante determinadas situaciones naturalmente estresoras o peligrosas y sin embargo desarrollan miedos ante situaciones cotidianas. Por último y ya termino hay q atender siempre a los niños cuando llaman la atención xq si lo hacen es xq la necesitan y no la estan encontrando. Gracias x la atención

        Responder
  7. Yuli

    Lo único que quieren es tu atención y tu cariño en el momento que más lo necesitan …y tú se los niegas?
    cómo un ser humano puede ignorar el llanto de un niño?
    Cómo una madre puede ignorar el llanto de su hijo?
    En la naturaleza observamos cómo una leona a la menor queja de su cría corre a su llamado. y en la especie humana no sólo le decimos a las madres que ignoren el llanto de su niño sino además promovemos el castigo.
    Pedimos paz, justicia, comprensión….? ….se puede encontrar la paz cuando tu corazón te dice una cosa y por ignorancia haces otra?
    Se puede pedir justicia cuando se abusa de un ser indefenso que no es capaz de responderte ?
    Pedimos comprensión y no comprendemos el lenguaje del amor

    Mi pequeña de dos años me ha enseñado que lo que quiere en ese momento es mi cariño, que la tome en brazos, que le diga que la quiero y la comprenda… así de sencillo.

    Responder
    1. Guia papás novatos

      Muchas gracias por tu opinión…Estos temas nos hacen reflexionar a todos y cada maestrillo tiene su librillo. Aunque creemos que en cuando habla de ignorar es cuando la negociación no es posible. No obstante hemos hablado con los psicólogos para que expliquen un poco más su punto de vista.

      Responder
  8. Sol Doula

    “Poner al niño en un rincón si la pataleta persiste: siempre en un lugar que pueda controlar y durante un tiempo no superior a su edad, si se le aparta durante mucho tiempo, pierde eficacia esta estrategia”. Esta frase es la que más me ha impactado. Pues a mí me caerían más de 30 minutos de cara a la pared, pero menos de 36. Con un adulto es una medida ridícula, pues con un niño tiene que serlo también. Y el vídeo en mi opinión es lamentable, no es ejemplo ni lo que explican en el artículo. Ese niño es pequeño, no creo que sepa hablar, le ignora hasta el perro… Se acaba el vídeo y continúa llorando. ¿El objetivo no es que se calmara, que pare la “conducta- problema” que es el llanto y la llamada de atención? Pues claramente no se ve que se consiga.

    Responder
    1. ¿Mi mundo? los míos Autor de la entrada

      Buenos días, el vídeo lo puse, yo Ana, con la intención de poner una nota simpática. No es aportación de los psicólogos, lamento que no haya sido una adecuado.
      Mil besos, mil sonrisas
      Ana

      Responder
      1. Guia papás novatos

        El video en realidad no tiene nada que ver con el control de rabietas, como dice mi compañera Ana, es una nota de humor…Sin pretensión de ofender a nadie por supuesto. Gracias Sol por tu opinión.

        Responder
      2. Sol Doula

        Ana, yo he dejado llorando a varios niños hace años, incluidos a los de mi propia familia, porque pensaba que era lo mejor para ellos, que se darían cuenta que no conseguirían nada con ese comportamiento. Conseguí que a uno se le rompieran los vasitos capilares de la cara como consecuencia del berrinche. Conseguí sentirme culpable. Ahora, después de haber madurado y haber leído mucho sobre este tema, me coloco a su altura, no le resto importancia a su enfado, le pido que me explique los motivos de su llanto, le pido perdón si me doy cuenta de que ha sido por un error mío… El vídeo ahora me produce escalofríos, quizás hace años me hubiera parecido simpático. Gracias por reflexionar. Todos estamos aprendiendo en esto de la crianza y hacemos lo que podemos.

        Responder
    2. Laura Perales

      Es que les castigan por sentir, es tan retorcido…luego pasa lo que pasa. Que pena que haya profesionales de mi gremio que piensen así. Y digo piensen, porque esto son opiniones y cargas personales de sus propias vivencias que trasladan a los pacientes. Un psicólogo debe estar limpio de todo eso.

      Responder
  9. Claurus

    A mi me parece que el niño del video hace lo lógico. Si quiere que sus padres le atiendan o le hagan caso no tiene sentido hacerlo en una habitación vacía. Lo normal es que lo haga cuando ellos están delante. Y si no están cerca los busca y expone sus quejas de la única manera que sabe hacerlo.
    Nosotros también intentamos comunicarnos con nuestros seres queridos cuando están delante y pueden vernos o escucharnos.

    Responder
      1. Claurus

        En realidad yo No conozco a esa familia del video, ni el contexto. Sólo he visto 45 segundos de la vida de esa familia. Seguramente si me grabaran en algunos momentos que me enfado resultaría cómico o podría decirse que me están maltratando o que estoy manipulando. No se sí lo más acertado es subir un video así a Youtube. Yo no lo haría. Pero igual esos padres no han leído lo mismo que nosotras, o no tienen la mente abierta a otras posibilidades y hacen lo que siempre se ha hecho en su familia o en su casa.
        Estoy segura que las responsables de la guía para papas novatos buscarán otras entrevistas a profesionales afines a otros modelos de crianza.

        Responder
        1. Guía Papás Novatos

          Gracias Clarus. Efectivamente, yo tampoco colgaría esto. El video es un ejemplo sin más. No todo el mundo como dices tiene acceso a toda la información o a cierta formación. Y por supuesto que queremos dar salida a más puntos de vista..Esa es la filosofía de esta sección: que profesionales nos cuenten sus opiniones sobre ciertos temas, no siempre nosotras estaremos de acuerdo con estas opiniones…De hecho, somos tres y en miles de cosas pensamos diferente: esto es inevitable. Gracias de nuevo.

          Responder
  10. yayo

    Hace años a los niños se les chillaba, se les pegaba, castigaba… Estaba bien visto, había que “meterles en verea”. Después salió una alternativa: a los niños no hay que chillarles ni pegarles…¿ Hay que ignorarles? ¿Que mejor alternativa que acompañarles y ayudarles a canalizar sus emociones, abrazarles, empatizar con ellos? Convivimos con ellos, dependen de nosotros. No podemos ignorarles.

    Responder
    1. Guia papás novatos

      Los extremos nunca fueron buenos, no hay que ignorar a nadie. Las rabietas son un proceso más y no hay que darles más importancia de la que tienen. Se trata de ignorar el comportamiento no al niño. Gracias por tu punto de vista.

      Responder
  11. Ana Martinez

    Buenos días, soy madre de dos niños y estoy esperando el tercer hijo, que si todo sale bien vendrá antes de que finalice el mes. Siempre he pensado que la mejor herencia que se puede dejar a un hijo son los valores y las armas adecuadas para poder enfrentarse a las diversas situaciones que nos vamos encontrando en la vida. Evidentemente esto incluye la empatía, la generosidad, la constancia…y entre ellas la capacidad de autocontrol. Está capacidad de autocontrol hay que inculcarla desde pequeños. El saber tratar las rabietas, es una de las formas fundamentales para que adquieran esta capacidad. Cuando yo leí el artículo, me pareció muy interesante, en ningún momento pienso que se hable de ignorar al niño si no de “ignorar la conducta” e “ignorar la rabieta”, además comentan que cuando el niño se relaje no debemos darle más importancia al episodio ocurrido…pienso, que evidentemente lo primero son nuestros peques y que cuando lloran siempre es por alguna causa, pero también creo que debemos enseñarles a canalizar su furia y su rabia y que entiendan que esa no es la manera de expresar sus frustraciones. Apoyo totalmente el artículo teniendo en cuenta que cada uno conoce a su hijo y sabe perfectamente cuando el niño llora por una causa de peso o cuando simplemente quieren salirse con la suya.

    Responder
    1. Guia papás novatos

      Gracias Ana por compartir tu opinión. Efectivamente cada uno sabe como tratar a su hijo y como manejar estas situaciones. Si que parece que el artículo no habla de ignorar al niño, sino la conducta.

      Responder
  12. Laura Perales

    Soy psícologa infantil, especialista en prevención y crianza. Me da vergüenza ajena que unos psicólogos aconsejen ignorar y reprimir los sentimientos. La rabieta no es otra cosa que una expresión emocional, de una emoción válida como cualquier otra, la rabia. Junto con el miedo tienden a reprimirse, causando patologías. Es básico en psicología el permitir aflorar los sentimientos y que reprimirlos daña la psique. Nos necesitan más que nunca cuando tienen una rabieta o cuando tienen miedo. Necesitan que verbalicemos lo que sienten para sentirse comprendidos, necesitan nuestra cercanía, nuestro abrazo si lo desean. De lo contrario se acumula frustración y llegan las neurosis y las patologías, la culpa, el miedo, la rabia acumulada. Si un adulto llegase enfadado del trabajo contando lo que le ha pasado con su jefe y su pareja le ignorase o le reprimiese, ¿qué pasaría?. Pues con mucha más intensidad en los niños, ya que en esta etapa el predominio es de lo límbico, lo emocional. Para ser psicólogo infantil hay que conocer las etapas del desarrollo, lo que pasa en sus cerebros, lo que es natural y lo que viene impuesto por una sociedad enferma. Si no no se es psicólogo, porque dañas a tu paciente.

    http://www.crianzaautorregulada.com/articulos/las-rabietas/

    Responder
  13. Laura Perales

    Por cierto, básico en psicología también, un niño, al no tener formado aun el cerebro superior, no puede efectuar operaciones cognitivas de tipo superior. No puede manipular, engañar, ponerse en el lugar de otra persona (por mucho que a veces lo parezca). Se llama Teoría de la Mente. Por lo tanto, no buscan salirse con la suya, ni subirse a la chepa de nadie, ni tomar el pelo.

    Una rabieta es una expresión emocional, ni más ni menos. Además en una fase de reafirmación importantísima para su desarrollo, que debe vivirse como tal. Todas estas creencias personales de ignorarlas, ridiculizarlas, minimizarlas, reprimirlas…no son más que bagaje personal del adulto, que siente rechazo ante la rabieta por lo que el mismo vivió de niño.

    Los psicólogos somos agentes de la salud, no de la enfermedad, y seguir los consejos de este artículo, enferma la psique de los niños.

    Responder
  14. Javi

    Buenos días, soy Javi padre de una niña y de un niño. Leyendo este articulo y los comentarios generados al respecto me gustaría dar mi opinión, si me lo permitís. Entiendo que en el articulo nos explican que las rabietas son normales y que hay que atenderlas y saber tratarlas. Ahora cada uno debería de saber como quiere tratarlas y aplicar los métodos. Todos identificamos (o por lo menos yo con mis dos hijos) cuando uno llora porque quiere imponer su voluntad o porque realmente tiene un problema. En mi caso, mi hija no quiere oír un no por respuesta. Cuando le ponemos un limite y le decimos que no se puede tirar al suelo, tirar los juguetes, pegar y llorar durante más de una hora seguida y a pleno pulmón. ¿Me podríais decir que es lo que tengo que hacer en este caso? ¿De verdad debo de dejar que la niña me esté pegando, tirando de la ropa, tirando los juguetes de la mesa mientras yo la miro a los ojos y le explico que está fatal lo que hace en plena fase de rabieta profunda sin que ella me quiera escuchar porque se le ha metido entre oreja y oreja que los juguetes deben de estar todos tirados por el suelo y si los piso y los rompo mucho mejor o que lo ideal para entretenerse es darle golpes a la ventana con un juguete de madera? ¿De verdad sois capaces de controlaros y aguantar esos lloros durante más de una hora seguida día tras día durante más de un mes seguido? Permitidme que os haga la ola y os felicite, yo por lo contrario muchas veces pierdo los nervios y claro que quiero a mis hijos, los quiero por encima de todo y quiero que adquieran valores y actitudes positivas y pienso, dejar que ellos se salgan con la suya ¿será lo mejor? De verdad que lo que intento es ponerle sus limites y hacerle ver que tiene responsabilidades y sobretodo le doy millones de abrazos, besos, caricias y siempre que tengo la ocasión le fomento todo lo positivo, claro que sí, una cosa no quita la otra ¿Tan mal lo estoy haciendo?

    Responder
    1. ¿Mi mundo? los míos Autor de la entrada

      Javi, mil gracias por tu comentario. Me siento muy identificada con lo que cuentas y comparto contigo la idea de que a los niños, en la medida de su edad y capacidad de entendimientos, hay que ponerles límites y enseñarles sus responsabilidades.

      Mil besos, mil sonrisas

      Responder
      1. Laura Perales

        NUNCA se limitan los sentimientos ni las necesidades básicas. Si se limita que se alimenten de chucherias, por ejemplo, y pongo este ejemplo porque precisamente es lo que utilizan muchos padres para evitar la rabieta a toda costa: darles una chuchería. El mundo al revés, así nos va.

        Responder
    2. Laura Perales

      Pues a lo mejor si os leéis lo que hemos ido poniendo, incluso con vídeos y artículos, entendéis mejor las cosas.

      Es natural que haya rabietas, precisamente el niño que no tiene, mal vamos, algo ha pasado.

      NO PASA NADA porque haya rabieta, siempre intentamos evitarla como sea porque nos pone patas arriba a nosotros.

      Lo que importa es lo que hacemos cuando la hay. No se reprime, no se minimiza, no se ridiculiza, no se ignora. Se acompaña: verbalizo lo que siente (estás muy enfadada por…), le digo que le quiero, le ofrezco abrazo si lo quiere (si no lo quiere le dices que si lo quiere luego estás ahí), le dejo claro que no es malo expresar el enfado, es lo que siente. A lo mejor no para la rabieta, no se trata de eso, pero en su cabeza están pasando cosas buenas para su desarrollo, es lo que necesita (aunque por lo general así paran o se atenúan).

      Es como si tu llegas del trabajo super enfadada y le dices a tu pareja lo enfadada que estás, y el te ignora o te dice que menuda tontería, o te reprime.
      ¿Qué pasaría?

      Pues en niños más aun, porque en esa edad predomina el cerebro medio, lo emocional, son más intensos, y además por eso mismo el daño es mayor, porque no tienen la defensa cortical del cerebro superior aun.

      Responder
      1. meriluct

        De acuerdo, los niños a esa edad (3 años) no buscan salirse con la suya…Yo creo que depende de la situación, no es lo mismo una rabieta porque quiero quedarme más rato en el parque, que una rabieta porque estoy aburrido y me da por tirar los juguetes al suelo. Cómo dice Javi, en plena rabieta veo complicado hacerle entrar en razón…Y los niños son muy listos…No es que pretendan fastidiarnos ni nada de eso, pero tontos no son…Creo que el artículo habla de conseguir que los niños aprendan que la rabieta no es forma de expresarse, que debemos canalizar las emociones de otra manera. Por eso habla de ignorar la rabieta, esperar a que se le pase, y luego evitar y recompensar. Yo al menos, procuro hacer entrar a mi hija siempre que puedo, poniendome a su altura, pero en ciertas ocasiones tengo que corregir su comportamiento y esto no implica que no le ayude a canalizar sus emociones. No dice que evitermos dando un capricho antes de que lo pida, se trata de evitar provocar situaciones de conflicto continuamente. Un ejemplo de que los niños muchas veces saben lo que se hacen: una niña de 3 años (mi hija): Cuando no quiero que haga algo le explico que está mal, pero a veces a ella le parece “gracioso” y repite la actividad (actividad como tirar juguetes al suelo, por ejemplo), y se asegura de que yo le vea hacer, yo le digo que mamá se pone triste si hace eso, su reacción a veces (no siempre) es dejar de hacerlo y decir que me ponga contenta, otras veces acaba en rabieta…Pues, el otro día quería jugar con mi movil y le dije que no, que luego, que ahora no y ella para conseguir su objetivo me dijo textualmente: “Movil no, vale. Triste” Digo yo que muchas veces si que utilizan ciertos comportamientos para salirse con la suya o al menos a mi me da esa impresión.

        Responder
        1. Laura Perales

          Lo que pasa es que la rabieta SI es la forma de expresarse. Ese es el error que cometemos los adultos con los niños. Es su manera de expresar enfado, rabia, acorde a su edad. Vamos contra natura, y eso pasa factura. Y no, no hay que diferenciar “motivos”, uno siente lo que siente y lo expresa, sin querer manipular a nadie y sin ser “listo”. Por no decir que la inmensa mayoría de las rabietas las provocamos los adultos por actuar de un modo que denota la falta de comprensión del mundo infantil. Y que luego, la rabieta, la tenemos nosotros.

          Responder
          1. meriluct

            Es la forma que ellos tienen de expresarse ahora, pero debemos enseñarles a canalizar las emociones no? Y así cesaran las rabietas…No entiendo lo de ir contranatura…Las rabietas son buenas y es un proceso más que hay que pasar…Pero cuando diferencio motivos, es que hay rabietas generadas por un mal dia, cansancio, etc…y hay otras que es por un capricho sin más…Yo si lo veo diferente..De acurdo con que no saben expresarse de otra manera y por eso nosotros debemos aprender a manejar estas actitudes y enseñarles como canalizar lo que sienten.

            Responder
            1. Laura Perales

              Para nada, lo que hay que enseñarles (o más bien permitirles) es a sentirlas y a expresarlas. A entender que no está mal enfadarse. Es un proceso natural donde los adultos solemos meter la pata, simplemente hay que acompañarlo. Aparte de que los adultos arrastramos nuestra propia mochila y estamos muy, pero que muy lejos de saber expresar nuestras emociones de manera sana. Y en gran parte, eso es porque en esta etapa de las rabietas no nos permitieron hacerlo.

              Responder
              1. meriluct

                Creo que lo que tu entiendes por expresar es lo mismo que yo entiendo por canalizar esos sentimientos: me enfado y por qué me enfado y cómo arreglarlo, nadie habla de no dejar que se enfaden…Si no de enseñarles a expresarlo de otra manera…

                Responder
                1. Laura Perales

                  No, no es lo mismo. Las emociones se expresan o no. Y hay que expresarlas o enferman a la persona, en este caso mucho más, ya que se trata de un niño, en desarrollo. Enseñarles a expresarlo de otra manera es un modo de negar la emoción, de decir que es mala.

                  Responder
  15. Fina

    No podía creer lo k estaba leyendo…me produce mucha tristeza el adultocentrismo que rezuma este artículo. Si desde este blog no estáis a favor de ignorar a los niños no déis lugar a publocaciones como esta; otra cosa es que defendáis un tipo d crianza que ridiculiza, humilla, ignora y no respeta al niño. Por cierto muy bien explicado Laura Perales.

    Responder
    1. Guia papás novatos

      Hola Fina. Gracias por tu comentario…En esta sección se vierten diferentes opiniones… Creo que el artículo está malentendiendose la verdad. No obstante la psicologa que lo ha escrito nos lo aclará. Pero creo que no se habla de ignorar ni faltar al respeto al niño.

      Responder
      1. Laura Perales

        no estamos malinterpretando nada, no sólo se dice que hay que ignorarlo sino que está remarcado en negrita y con varios puntos a seguir. Está clarísimo.

        También decís que “se trata de ignorar el comportamiento, no al niño”. Así se ignora al niño, por supuesto que si, y además se le transmite la idea de que cuando expresa lo que siente es ignorado, apartado. Con el ejemplo de antes, si llegas a casa enfadada y al contarselo a tu pareja te ignora, cómo te sientes si te suelta un “estoy ignorando tu comportamiento, no a ti”.

        Responder
        1. meriluct

          Bueno en realidad, creo que no es un buen ejemplo. Mi compañero es un adulto y debe saber canalizar sus emociones…Son cosas diferentes..Vamos a actualizar con la opinión de los psicólogos…Y creo que si se está malinterpretando. Nunca se habla de ignorar, ni abandonar al niño, sino e comportamiento. Gracias por tu opinión.

          Responder
          1. Laura Perales

            Vaya, que curioso, el adulto debe saber canalizar sus emociones y por tanto no ignorar ni reprimir el enfado de su pareja. Efectivamente. Y cuando se trata de un niño, pasa exactamente lo mismo, con una gran diferencia, si, que el niño expresa de un modo más intenso, más puro, del aquí y ahora. Y precisamente los adultos tenemos que entender eso y actuar con el mismo respeto que mostraríamos ante un adulto.

            Ya estamos opinando varios psicólogos.

            Responder
            1. Laura Perales

              por cierto, habría que diferenciar entre opiniones y hechos contrastados sobre el desarrollo y la emocionalidad infantil, que es lo que estamos aportando.

              Gracias por vuestra opinión y por la opinión de los psicólogos que escriben esto.

              Responder
            2. meriluct

              Lo había entendido al revés la enfadada, yo, en este caso, se canalizar mis emociones y no voy a expresarlas en modo rabieta y mi pareja me ayudará a canalizarlas en todo caso. Creo que los niños son mas intensos al expresar sus emociones porque necesitan aprender a canalizarlas…sin más. Gracias por tu opinión.

              Responder
              1. Laura Perales

                No, tu pareja no te ayudará a canalizarlas, el ejemplo que he puesto es claro. ¿Cómo te sientes? evidentemente (o no, que hay adultos que siguen con rabietas) tu vas a expresarlo de otra manera, porque no eres un niño, eso es precisamente lo que intento explicar. Ambos, niño y adulto, necesitan exactamente la misma respuesta por parte de la otra persona.

                Responder
                1. meriluct

                  Gracias, Laura. Entiendo perfectamente lo que dices…Pero creo que hay que enseñarles a canalizar las emociones y lo que está bien y lo que está mal…Cómo dices en otro comentario, hay adultos con rabietas aún…Quizá sea por que no se les enseñó a manejarlas, canalizarlas o entender y expresar sus sentimientos de manera correcta.

                  Responder
                  1. Laura Perales

                    No, precisamente hay adultos con rabietas porque en la época que tocaba no se les permitió vivirlas. O al revés, que también pasa, hay adultos que no sienten sus emociones porque les enseñaron a reprimirlas, o adultos que son una base de rabia con una máscara de amabilidad falsa por encima, desarrollada en su día para agradar a los padres. La manera correcta de expresar una emoción es expresándola sin más, mucho más en esta etapa en la que no hay dominio racional al no estar desarrollado lo cortical. No es malo expresar una emoción. Es malo para nosotros porque nos descoloca, sin más, no buscamos su bienestar haciendo lo que se dice en este artículo, por muchas palabras bonitas que se incluyan, o por mucho que queramos decir que “ignoramos la conducta, no al niño”. Un niño que aun no está en la fase racional no va a aprender a canalizar nada. Va a aprender que sentir es malo. Podemos hacer cosas para reducir la tensión acumulada (para empezar prevenir que surja), sin necesidad de que haya rabieta, pero nunca,nunca, ignorar o reprimir lo que sienten los niños. De ahí surgen las patologías. De hecho esto surge de la Teoría de la frustración de Freud, que ha calado a fondo en la sociedad con cosas como que los niños son manipuladores, o que se nos suben a la chepa, o que hay que frustrarles desde pequeños para que sean capaces de hacer frente a la vida, tan dura. Lo malo es que el mismo Freud ve en sus pacientes que frustrando en la infancia se desarrollan las patologías psicológicas, aunque sigue en sus trece para “adaptarse a la sociedad”. Ya, pero resulta que la sociedad está enferma, por lo tanto produces enfermos que se adaptan a ella. Como agentes de la salud, no tendremos que buscar la salud y el cambio? Y también está contrastado que precisamente si un niño vive una infancia atendido emocionalmente, sin frustraciones de este tipo, es cuando de adulto SI puede hacer frente a las frustraciones de la vida, porque ha desarrollado una psique fuerte y sana.

                    Responder
  16. Laura Perales

    Pues con la aclaración de los psicólogos que escriben esto nos han dejado exactamente igual. Que hay que ignorarlos, que no hay que reforzar, etc. Nos necesitan en cualquier situación, no en las que nosotros seleccionemos como más o menos importantes. Para el niño lo son siempre.

    Responder
    1. Guía Papás Novatos

      Gracias Laura, Es su opinión…pero ellos han querido dejar claro que hablamos de casos extremos, quizás no es lo habitual…Hablamos del último recurso…no de la forma de tratar todas las rabietas, si no cuando la situación no es manejable…

      Responder
          1. Marisol

            Estoy asombrada por tanta ignorancia, respaldo totalmente las opiniones de la psicóloga Laura Perales y le agradezco que aporte un poco de luz en medio de tanta desinformación de los profesionales y no profesionales que se hacen llamar ‘expertos’ que opinan desinformando. El título no dice nada si no está respaldado por un bagaje de conocimientos que esté acorde al conocimiento actual, hoy tenemos tanta información científica sobre el desarrollo del cerebro y la biología primal, la neurociencia aporta tanto, los psicólogos que opinan en lugares de este tipo como mínimo deberían informarse y no opinar escudandose en sus títulos. El maltrato de las criaturas es la norma lamentablemente y mal se hace con este artículo (el video aportado por la administradora de este blog es una clara apología al maltrato) que para nada es información es una simple opinion que está a favor del maltrato. Todo psicólogo que no conozca el proceso de desarrollo cerebral y lo que causa en el cerebro de las criaturas el elevado nivel de cortisol producto del maltrato, no debería llamarse psicólogo. Espero los administradores y personas que escriben este artículo tomen todas las opiniones contrarias a bien y puedan rectificarse y en lugar de ponerse a la defensiva busquen información que los saque de la ‘opiniones’ pues en estos temas hay que hablar de hecho científicos y no de simples percepciones personales que son el bagaje de nuestra infancia misma, y puedan abrirse e otros horizontes si realmente quieren ser ‘guias para madres y padres novatos’.

            Responder
  17. Montse

    Vergüenza ajena al leer este artículo. Se les ha olvidado, que a lo mejor se le puede poner un bozal a un bebé y no dejar que se exprese nunca más!!!

    Responder
  18. María José

    Leída la aclaración de la psicóloga m reitero en lo q he escrito anteriormente. Comp experta en crianza nunca he dado este xonsejo a ningunos papás dado lo perjudicial de estas pautas xa el niño. No importa qué provoque el llanto. Nunca hay ignorarlo. Siento q en este espacio no aya cabida xa explicar las bases biológicas y de desarrollo psicoemocuonal q

    Responder
    1. meriluct

      Si lees ls comentarios anteriores y nuestra pagina de facebook, veras que hay cabida para todas las opiniones…de hecho lo hemos dicho expresamente. Si quieres contarnos tu opinion como experta puedes ponerte en contacto via email. Me da mucha pena que se hagan estas afirmaciones cuando no son ciertas. Esta seccion del blog es precisamente para eso, para ver diferentes opiniones de diferentes expertos. Gracias por tu aportacion.

      Responder
    2. Maria Jose

      Que sustentan esto q digo. Xo lo q Sí puedo decir es q no existen evidencias sobre la benevolencia de estos métodos y sí sb sus efectos negativos. Para enseñar a un niño a canalizar sus emociones hay q ayudarlo a expresarse, a q comprenda lo q le está ocurriendo, y validar lo q le pasa; no dejarlo sólo. Eso es un castigo encubierto q trata de extinguir la conducta. Todos los q hemos estudiado psicología lo sabemos de sobra. Este método se usa xa extinguir la conducta no para ayudar a los niños a encontrar otras formas de manejar las emociones. Eso se hace como han explicado otros colegas míosa los q agradezco q escriban y defiendan la ppostura de los q estamos trabajando en favor de los niños. Lo siento xo m va lo personal y lo profesional en ello. X un lado no es aceptable xa mi ese trato a los niños y x otro no quiero q se asocie la psicología con estas opiniones de algunos profesionales.

      Responder
  19. Pablo Sanchez

    http://m.youtube.com/watch?v=pvW5pkvkXAg&desktop_uri=%2Fwatch%3Fv%3DpvW5pkvkXAg no violentemos.ignorar tambien es una agresión, no fisica como el video pero si afecta a la construccion del yo con consecuencias caracteriales. no satisfaciendo las necesidades básicas de los niños en cada etapa, pero para eso debemos conocerlas. Si nos cuesta manejar las rabietas y emociones que nuestros hijos nos ponen delante recomiendo que los padres se pongan en marcha a traves de un proceso osicoterapeutico antes de juzgarlos. Recomiendo la lectura del cuento “ahora no bernardo” lo podeis encontrar en youtube. Pablo sanchez terapeuta gestalt experto en crianza, miembro de la asociacion española de psicologia perinatal. Cuentoterapeuta.

    Responder
  20. veronica rodriguez

    hola que bien que haya tantos psicologos en contra de estas pautas conductistas, creo que habeis defendido el tema muy bien, y a los psicologos del enlace les habeis echo pensar y a los lectores tambien, yo escribí de las primeras poniendo articulo y libros para leer, pero solo leyendo a Laura,Pablo, Maria José……. teneis mas que suficientes razones para cambiar el chip y poder disfrutar de la crianza. Gracias, espero que cada dia se escribam menos articulos donde el Niño es perjudicado.

    Responder
  21. Irabela's

    La verdad es que me había quedado muy asustada con esta entrada. Menos mal que veo los innumerables comentarios de rectificación y rechazo. Aun así, ¿quizá podríais plantearos quitar el artículo o enmendarlo desde el comienzo, por si alguien lo lee sin tener en cuenta los comentarios?
    Un abrazo

    Responder

Gracias por contarnos que se te pasa por la cabeza. Y si te ha gustado dale al +1

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s