Hoy nos visita Juan Pedro Romera

Hoy nos visita Juan Pedro Romera, Director artístico de la compañía PupaClown y nos hace ver la vida como un juego.

VVICENS-204JUANPEDROROMERA. PUPACLOWN

VVICENS-204JUANPEDROROMERA. PUPACLOWN

Decía el gran Charles Chaplin: “La vida es una obra de teatro que no permite ensayos. Por eso, canta, ríe, baila, llora y vive intensamente cada momento de tu vida antes que el telón baje y la obra termine sin aplausos.”
Y pensando en esta frase nos damos de frente con esa idea de que estamos jugando al juego de la vida y crecemos jugando a los roles que la cultura nos asigna.
Vamos al colegio donde nos dan las primeras lecciones para comportarnos y jugar a lo que no somos, a ir construyendo un personaje que nos va a acompañar toda la vida. Algunos se casan y juegan a vestirse y desnudarse, y tener hijos o adoptarlos, y montar un hogar. También se comprometen con un trabajo que creen que les gusta mucho, y es que les gusta de verdad, o a lo mejor no. Ese personaje que estamos creando con delirio de orfebre establece relaciones con otros personajes, también muy bien modelados, cada vez mejor. Jugamos a las casicas, como dicen los niños de Murcia, pero a lo grande, de verdad. ¿De verdad?
En algún momento de ese largo caminar tropezamos con algo que nos saca del juego, nos empuja a la cuneta del tablero y al levantarnos vemos desde fuera el juego desplegado, las sonrisas y las lágrimas de los jugadores, las casillas marcadas por el desaliento, otras por la risa. Y en ese fugaz instante somos conscientes de que todo es un juego, que nada es verdad más allá de lo que nosotros queramos que sea verdad. Nos sacudimos el desaliento y volvemos al tablero del juego para seguir la partida, recomponer la figura y sonreír al destino que aún nos deja jugar. Pero algo ha cambiado, en realidad hemos despertado un poco del sueño del juego, ahora sabemos que el juego es solo un juego y como tal una mentira, pero insistimos en vivirlo como si fuera verdad. Y es que en ese momento es verdad.
Cuando los niños y las niñas vienen al teatro ven jugar el juego de la vida en un escenario. Ellos ven al ogro, que aparece como la encarnación del mal, y en ese momento es tan verdad como el aire que respiran, pero saben, porque son muy sabios, que es un juego, que es teatro y que la vida es otra cosa, aunque también esto. Las tribus “primitivas” hacen lo mismo cuando representan sus mitos en un espacio liminar. Saben que lo que están recreando es una ficción creada por sus ancestros, pero lo viven como si fuese la última verdad encarnada y lo repiten año tras año como forma de dar sentido a lo irracional, que también forma parte de nuestra estructura.
Decía el gran Shakespeare: “Estamos hechos de la misma materia que los sueños. Nuestro pequeño mundo está rodeado de sueños”.
Y cuando despertamos y somos conscientes de que todo es un sueño, un juego, llega el momento de pasar al otro lado y la muerte nos hace guardar el tablero y las piezas en el baúl del adiós.
Y en ese último vistazo que damos para cerciorarnos que no olvidamos nada como hacemos antes de abandonar una habitación de hotel, se nos revela la última gran certeza, la vida iba en serio.
Anuncios

Gracias por contarnos que se te pasa por la cabeza. Y si te ha gustado dale al +1

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s